Blog Mentalia Montreal El Viso

Ver todos los artículos

Las dos caras de las redes sociales ūüď≤

Las redes sociales (RRSS) son utilizadas en la actualidad por la mayor√≠a de las personas, y, al igual que hoy en d√≠a cada vez acceden m√°s tempranamente l@s ni√Ī@s a los dispositivos electr√≥nicos, tambi√©n lo hacen a las RRSS.

Desde¬†Facebook (que se cre√≥ en 2004 y encabeza el ranking en la actualidad con casi 3000 millones de usuarios) hasta TikToK (una de las √ļltimas, que naci√≥ a finales del 2016 y cuyo n√ļmero estimado de usuarios activos mensuales a finales de 2022 ascend√≠a a 814,5 millones en todo el mundo, y una de las m√°s usadas – si no la m√°s – por la poblaci√≥n m√°s joven), encontramos otras plataformas que permiten interactuar a sus usuarios, cada una de ellas con caracter√≠sticas propias y con diferentes objetivos: profesionales (Linkedin), ocio (Instagram, YouTube‚Ķ), informaci√≥n (Twitter, Facebook,‚Ķ), etc., aunque en algunos casos se re√ļnen varios de ellos.

Pero…, ¬Ņpor qu√© dedicar una publicaci√≥n a hablar sobre las redes sociales? La realidad es que todas ellas pueden tener una doble faceta, y sus virtudes pueden representar un peligro si no se usan con cuidado y moderaci√≥n, siendo consciente de sus riesgos, sobre todo en ciertas edades, ya que pueden ser adictivas, entre otros factores por su atractivo visual, por el contenido que nos ofrecen, el inter√©s que nos suscitan, y por su dise√Īo que promueve la repetici√≥n de su utilizaci√≥n, reforzando de esa manera el comportamiento del usuari@, sin olvidar que en la mayor√≠a de las RRSS, existen los ‚Äúlikes‚ÄĚ, que equivalen en t√©rminos de refuerzo a las recompensas sociales o dinero. Al utilizarlas, se activan ciertas sustancias qu√≠micas de nuestro cerebro que provocan que se desee m√°s, llegando a generarse contextos de insaciabilidad, con el peligro que esto conlleva. Parece existir una relaci√≥n entre la cuantificaci√≥n de los ‚Äúlikes‚ÄĚ y/o notificaciones reiteradas y la activaci√≥n de ciertas zonas del cerebro, que nos hacen disfrutar y desear tener m√°s interacciones. Sobre los 10-12 a√Īos de edad nuestro cerebro tiene una mayor capacidad para recibir se√Īales de dichas sustancias (oxitocina y dopamina), que hacen que deseemos encontrar nuestro sitio en nuestro grupo social, y tambi√©n buscar atenci√≥n, y las RRSS ofrecen en cualquier momento del d√≠a dicha reacci√≥n.¬† Sin obviar lo que se puede esconder detr√°s de esto que llamamos “recompensas sociales”; hablamos de una exposici√≥n, de una b√ļsqueda de la mirada externa, de aceptaci√≥n, de validaci√≥n, etc., con la repercusi√≥n que todo ello puede tener en nuestro autoconcepto y autoestima, as√≠ como en nuestra mera seguridad.

Es por ello que, en conclusión, debemos ser cuidadosos con el uso de dichas plataformas y tratar de hacer uso de ellas de la forma más saludable posible e intentar así evitar que, algo tan positivo como el deseo de conectar con el otro, nos genere cualquier tipo de malestar.

 

 

Ver todos los artículos